martes, 28 de junio de 2016

Viejas glorias...

En un rincón, no muy transitado del Jardín del Túria, me encontré de repente con un informe montón de piedras...¿ unos escombros en el jardín?..


Al acercarme, pude comprobar que no eran escombros, sino piedras perfectamente labradas en forma de dinteles, basas, columnas, jambas de puertas...


Allí, abandonadas a su suerte, estaban lo que otrora fueron dignas puertas de palacios...columnas que enmarcaban patios y zaguanes de casas señoriales...


Hoy, tan solo son piedras, sometidas a la acción de vándalos y de los elementos...



¿ No se ha encontrado para ellas, un destino más digno?....¡ País!

Parafraseando al poeta Rodrigo caro, en su poema a las ruinas de Itálica...

Estos, Fabio, ¡ ay dolor!, que ves ahora, 
campos de soledad. mustio collado,en su momento,
fueron en tiempos, preciosos monumentos...

domingo, 26 de junio de 2016

El pasaje misterioso

Frente al convento de la Trinidad y junto al puente del mismo nombre, se abre una entrada ciertamente misteriosa.


Es de casi dos metros de alta, con dovelas de silleria, con unas pequeñas escaleras a cada lado y unas hendiduras que parecen adecuadas para hacer una parada de tablones.El acceso al  túnel, actualmente está tapiado

¿Cuál sería su misión?

La cercanía al convento, podría sugerir un  pasadizo secreto de salida por imprevistos...
No lo creo, pues es muy grande y muy bien construido, cuando esa clase de salidas suelen ser estrechas y estar disimuladas...


Lo más lógico es que fuera la desembocadura de una barrancada que llevara agua hasta el río, mucho antes de que existiera  la actual calle Alboraya..
¿ Y las hendiduras para hacer una parada?

Como puede verse, el misterio rodea todo este asunto....


sábado, 25 de junio de 2016

El puente triplicado


Así es como podéis ver ahora el puente del Real.
Sin embargo, si pasáis por debajo, comprobaréis que está triplicado..
¿La razón?
En la década de los años 60, se procedió a ampliarlo, por necesidades del tráfico. Aunque ello, le hizo perder la gracia arquitectónica que le caracterizaba


Se desmontó piedra a piedra la parte que miraba aguas arriba y se volvió a montar al ensanchar el puente, aguas abajo


Se distinguen perfectamente la obra antigua y la reformada...cosa que no se puede observar al pasar el puente por la parte superior.
Los agujeros en los que se insertaron las cimbras cuando se construyó  en el s. XVI.sólo se ven en el tramo antiguo


Como curiosidad, decir que en sus cimientos se reutilizaron lápidas y sillería del convento de Dominicos, actual Capitanía General.